Muchas son las personas que desearían tener los dientes más blancos. En ocasiones, este deseo responde a un verdadero problema de tinción en los dientes, algo que genera inseguridad a la persona y que le dificulta algunos aspectos de su vida.

Afortunadamente, hoy día podemos solucionar cualquier problema con el color de los dientes, sea devolviendo a los dientes su color original, sea con tratamientos protésicos que dotan a los dientes de un aspecto de cine.

¿Por qué los dientes se ponen amarillos?

Los dientes pueden perder su color original por muchos motivos, la mayoría de los cuales, debido a factores externos o extrínsecos. Sin embargo, no todos los motivos vienen de la acción de agentes externos. Así, hablamos de dos grandes grupos, principalmente, por causas intrínsecas o por causas extrínsecas. Veamos.

Causas extrínsecas

Las causas extrínsecas son todas aquellas que se producen por la acción de la exposición de los dientes a factores externos. Ejemplo:

E

Alimentos con gran cantidad de pigmentos, como algunas frutas y verduras (moras, arándanos, cerezas, remolacha, etc.).

E

Bebidas, como el café, el vino tinto, los refrescos azucarados y con colorantes, etc.

E

El tabaco, como no, que aparte de afectarte muy negativamente en muchos aspectos, mancha los dientes y las encías.

E

El sarro, producto de una higiene deficiente y que además de afectar el color de los dientes puede provocar, a la larga, una enfermedad periodontal.

Causas intrínsecas

Las causas intrínsecas son aquellas en que la pigmentación se produce desde dentro del propio diente. Veamos algunos ejemplos.

E

Traumatismos y contusiones en las piezas dentales: los golpes afectan a la vitalidad de los dientes, llegando incluso a producir la “muerte” del diente, o lo que es lo mismo, llegando a calcificarlo por necrosisi pulpar.

E

Tetraciclinas y otros medicamentos: Un clásico en las tinciones dentales en personas de, aproximadamente, más de 40 años. Afortunadamente, los medicamentos que generaban este tipo de tinción dejaron de administrarse hace décadas.

E

Exceso de fluoruro. En efecto, aunque el flúor sea necesario para los dientes, como todo, un exceso puede comportar la aparición de fluorosis dental, sobre todo en niños de 0 a 6 años de edad, algo que provoca la aparición de manchas en los dientes.

E

El envejecimiento: Por supuesto, también afecta a la apariencia de los dientes, por lo que estos pueden llegar a volverse amarillentos o grisáceos con el paso de los años.

Soluciones para los dientes amarillentos o grisáceos

Si eres de los que tienen los dientes más amarillos o grises de lo que deseas, actualmente hay dos opciones que, en relativamente poco tiempo, corrigen el problema.

Estamos hablando del blanqueamiento dental, que es efectivo en muchos casos, y de las carillas dentales, que permite corregir casi todos los casos de tinción dental. Veamos de qué trata cada caso.

E

Blanqueamiento dental

Casi todo el mundo sabe o ha oído hablar de los blanqueamientos dentales.

Se trata de un tratamiento que permite aclarar algunos tonos el color de los dientes.

En ocasiones, consigue reducir de manera importante el color amarillento de los dientes, permitiendo nuevamente que los dientes luzcan su color original.

Esto último es muy importante, puesto que la acción del blanqueamiento permite que la persona recupere el color original de sus dientes, pérdida por la acción externa de ciertos hábitos (tabaco, alimentos, bebidas, etc.), pero nunca obtener un blanco que nunca tuvo.

Por tanto, el blanqueamiento elimina todo aquello que ha ido cambiando el color de los dientes, pero en ningún caso es un tratamiento que añada color blanco a los dientes.

Además, el blanqueamiento dental tiene ciertos límites, esto es, cuando la tinción de los dientes se ha producido por causas intrínsecas, como por ejemplo, en casos de dientes teñidos por el efecto de las tetraciclinas u otros medicamentos, traumatismos o envejecimiento. En estos casos el blanqueamiento no es una opción.

E

Carillas dentales

Las carillas dentales, mientras se puedan adherir a la parte vestibular de los dientes (la parte externa y visible de los dientes), son efectivas al 100% para corregir el color. Es decir, en todos aquellos casos que por alineación y estado de las piezas dentales se permita colocar carillas dentales, éstas serán el tratamiento ideal. 

¿Por qué? Pues debido a que, a diferencia del blanqueamiento, las carillas permiten elegir el color deseado y corregir imperfecciones en la forma, la alineación o el tamaño de los dientes.

Por tanto, las carillas dentales, que cubren la parte visible de los dientes, son capaces de corregir no solo el color de los dientes sino también gran parte de las características que puedan no ser muy estéticas y funcionales.

Así, las carillas permiten, por ejemplo, cerrar espacios (diastemas), corregir formas y tamaños inadecuados, reparar dientes rotos o torcidos, etc.

Las carillas dentales son, de hecho, el tratamiento estrella de la estética dental, permitiendo diseñar, en muchos casos, una boca de ensueño.

Falsos mitos sobre los blanqueamientos

Hoy en día hay infinidad de páginas web, foros, perfiles en redes sociales y canales de video donde blogers, youtubers y demás personajes mediáticos dan consejos sobre cuestiones varias, algunas de las cuales trascienden, en mucho, sus capacidades, conocimientos y competencias profesionales y legales.

Como no, los blanqueamientos dentales y otros tipos de tratamientos, a priori, de salud, suelen ser materia de explotación por parte de estas personas. Qué decir que, en la mayoría de los casos, estos consejos contienen gran cantidad de información incorrecta e incluso potencialmente peligrosa.

Uno de los casos es el “truco” de blanquear los dientes con agua oxigenada o bicarbonato, prácticas que pueden perjudicar, y mucho, a los dientes, provocando daños importantes. Miremos en concreto los daños que pueden sufrir los dientes:

E

Agua oxigenada

Desaconsejada totalmente en la boca y los dientes:

  • Abrasiones en el esmalte de los dientes
  • Sensibilidad dental
  • Daño en las mucosas bucales de la encía, la lengua, el labio o el interior de las mejillas
E

Bicarbonato

  • Desgaste y abrasión de los dientes
  • Daños en la estructura dentaria
E

Pastas dentífricas blanqueadoras

Los dentífricos blanqueadores no perjudican los dientes, pero su efecto es prácticamente imperceptible y poco duradero.

El consejo que os damos desde Sanz Clínica Dental es siempre tener una buena higiene dental y acudir periódicamente a tu dentista para mantener el estado de tu boca en perfectas condiciones, incluido el color de los dientes.

¿Quieres más información?

Si tienes alguna duda sobre cualquier tratamiento dental escríbenos y nos pondremos en contacto contigo con la mayor brevedad posible.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Formulario Lateral ES
close slider

Pide cita con nosotros

Tratamiento: