La extracción de muelas del juicio es una de las intervenciones más habituales en los centros odontológicos actuales.

Su aparición puede significar tanto dolores en el paciente como la des-alineación de los dientes a causa de la presión que estas pueden ejercer en la mandíbula.

Quitar las muelas del juicio es un procedimiento totalmente seguro para el paciente y que no comporta ningún tipo de riesgo. ¿Crees que necesitas una extracción de las muelas del juicio? En este artículo comentaremos las principales características de estos dientes y expondremos los casos donde su extracción será necesaria.

Características de las muelas del juicio

Las muelas del juicio son los últimos dientes que se sitúan en nuestra dentadura.

Aparecen, normalmente, entre los 17 y los 25 años de edad.

En ocasiones el paciente no presenta el espacio suficiente como para poder albergarlas con naturalidad. Muchas veces, debido a eso, el diente no puede erupcionar y se queda en una posición intermedia que afecta a los dientes adyacentes o que causa dolor al paciente.

¿Cómo saber si tengo que extraer las muelas del juicio?

Estas son las situaciones en las que, normalmente, se deben extraer las muelas del juicio:

E
En el caso de una infección o de una enfermedad periodontal.
E
Con la aparición de una caries que no se puede tratar.
E
Si hay algún tipo de tumor o de quiste en la zona.
E
Cuando se han provocado daños en los dientes situados a su alrededor.
E
Si no hay espacio suficiente en la boca para estas muelas.

En caso que ocurra alguno de estos casos, el paciente notará dolor o molestias y acudirá al dentista para que le haga una revisión. Después de una radiografía y de estudiar el caso, el odontólogo especialista determinará si hay que extraer o no las muelas del juicio.

Operación de las muelas del juicio

La extracción de las muelas del juicio se realiza de forma ambulatoria y relativamente rápida. Después de aplicar anestesia local al paciente, el dentista procederá a realizar una incisión en la encía para poder retirar las muelas. Dependiendo de su situación (si el diente ha erupcionado de forma total o parcial), deberá hacer un corte en dicha encía o, por el contrario, podrá extraer el diente sin necesidad de incisión.

Después se aplicaran unos puntos para cerrar la herida; su recuperación, normalmente, oscila entre los 3 o 5 días. Será en ese momento cuando se podrán quitar los puntos y el paciente podrá volver a comer y a beber con absoluta normalidad.

¿Quieres tener unos dientes de cine?

En Sanz Clínica Dental damos facilidades a nuestros pacientes para que tengan los dientes con los que sueñan.

Especialista en odontología estética, conservadora y prótesis dental
La Dra. Natalia Sanz es la tercera generación de dentistas Sanz y una auténtica apasionada de la odontología. Formada en odontología conservadora, prótesis y estética dental, su ambición es sencillamente hacer felices a todos sus pacientes.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Formulario Lateral ES
close slider

Pide cita con nosotros

Tratamiento: