Muchos pacientes que desean realizarse tratamientos de estética dental preguntan por su duración. Si nos quedamos aquí, podemos decir que es normal, ya que todos queremos saber el rendimiento que va a tener una inversión importante de dinero.

Ahora bien, en muchos casos se puede llegar a confundir lo que es seguro, resistente, duradero y por muchos años con algo totalmente irrompible y “para toda la vida”.

¿Cuánto duran las carillas dentales?

Pues respondiendo sin tapujos, entre 1 minuto y 30 años o más.

El que digamos un minuto de vida pretende ilustrar sobre el hecho que por más calidad que tenga una carilla dental, si la usas mal, se rompe, al igual que lo haría tu propio diente. No podemos esperar que una carilla porcelánica aguante lo que tu diente no ha aguantado, al igual que no esperaremos que cualquier prótesis aguante más de lo que aguantaría nuestro organismo (por ejemplo, una prótesis de cadera).

Por lo general, una carilla porcelánica altamente estética y de calidad (feldespática, disilicato de litio, etc.), bien colocada, con materiales de calidad y bien cuidada (mantenimientos higiénicos profesionales de manera anual), puede durar más de veinte años, aunque hay casos de duraciones superiores.

¿Entonces, de qué depende el tiempo que duran las carillas?

Podemos hacer dos grupos de factores que determinarán la durabilidad de las carillas en función del responsable o responsables:

E

Odontólogo/protésico

  • Calidad del material de la propia carilla
  • Correcta adhesión de la carilla por parte del odontólogo
  • Calidad del cemento utilizado para la adhesión
E

Paciente

  • Uso de la carilla por parte del paciente (no morder alimentos y/o objetos duros, etc.)
  • Llevar a cabo una higiene diaria adecuada
  • Realizarse anualmente los mantenimientos higiénicos profesionales en clínica

¿Sí, pero, normalmente cuánto duran las carillas?

Si pese a haber leído lo dicho anteriormente sigues queriendo saber cuánto duran las carillas, te diremos que normalmente de 10 a 15 años. Ahora bien, insistimos que la duración dependerá sobre todo del uso que hagas de ellas y de tus hábitos masticatorios.

Así pues, las personas que mantienen unos hábitos impecables, seguramente mantendrán las carillas en boca más de 20 años, mientras que las personas más descuidadas les aguantarán apenas pocas semanas, pues se creen que con las carillas pueden romper nueces, abrir pistachos o estar continuamente mordiéndose las uñas.

Tampoco las carillas están a salvo de sufrir fracturas traumáticas, por ejemplo, tras una caída o un golpe que provoque una fuerte oclusión. Al fin y al cabo, las carillas son porcelánicas y no de acero, por lo que, al igual que tus dientes, no pueden hacer milagros.

¿Qué carillas son las más resistentes?

Podemos decir que los materiales dentales se dividen en dos grandes grupos:

E

Resinas: materiales orgánicos derivados del petróleo

E

Cerámicas: materiales inertes con origen mineral, diferenciados a su vez en cerámicas circoniosas, cerámicas aluminosas y cerámicas feldespáticas.

Pues bien, mientras que las resinas se suelen usar para reconstrucciones provisionales y tratamientos en dientes posteriores que exigen absorción, difícilmente se utilizarán para carillas dentales. No obstante, se pueden realizar carillas de composite, menos estéticas que las carillas cerámicas, más alterables con el paso del tiempo (se deteriora más fácilmente), pero mucho más flexibles que las cerámicas, lo que hace que sea un material con menos fracturas que las cerámicas más estéticas (y más frágiles).

Por tanto, las carillas de composite son menos frágiles, menos bonitas y duran menos tiempo, en máximas condiciones, que las cerámicas.

Por otro lado, las carillas cerámicas suelen realizarse con cerámicas feldespáticas, como por ejemplo, porcelana feldespática convencional, cerámica feldespática reforzada con disilicato de litio o feldespática reforzada con disilicato y ortofosfafto de litio.

En cualquier caso, son materiales cerámicos altamente estéticos debidos a que son materiales vítreos, lo que hace a su vez sean frágiles y en muchos casos deban ser reforzados con materiales opacos y más resistentes. 

Por norma, cuanto más estético es un material más frágil será éste.

Podrían realizarse carillas dentales con materiales más resistentes como el óxido de circonio, pero su opacidad y color mate hacen de este material un material perfecto para estructuras y/o piezas dentales posteriores que requieran alta resistencia.

¿Qué carillas se colocan en Sanz Clínica Dental?

Por lo general colocamos carillas de cerámica feldespática (IPS Empress® II/CAD, de Ivoclar) o cerámicas reforzadas con disilicato de litio (IPS e.max® Press/CAD, de Ivoclar), que pese a no ser tan estética como las cerámicas feldespáticas puras, gana significativamente en resistencia a las fracturas.

¿Quieres más información?

Si tienes alguna duda sobre cualquier tratamiento dental escríbenos y nos pondremos en contacto contigo con la mayor brevedad posible.

Especialista en odontología estética, conservadora y prótesis dental
La Dra. Natalia Sanz es la tercera generación de dentistas Sanz y una auténtica apasionada de la odontología. Formada en odontología conservadora, prótesis y estética dental, su ambición es sencillamente hacer felices a todos sus pacientes.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Formulario Lateral ES
close slider

Pide cita con nostros

Tratamiento: