¿Qué son las llagas o aftas bucales?

Las llagas o aftas bucales son un tipo de lesión bucal muy común y no contagiosa caracterizada por pequeñas y dolorosas irritaciones o protuberancias de color blanco rodeadas por una zona enrojecida.

Suelen localizarse en la lengua, las mucosas de la boca, los labios o incluso el paladar y pese a que no tienen la importancia de otros trastornos bucales como el herpes labial, la candidiasis o la leucoplasia, las aftas pueden llegar a interferir en la alimentación y la calidad de vida de las personas, sobre todo cuando son recurrentes y de origen desconocido.

Causas de las llagas bucales

La etiología de las aftas hay que atribuirla a diferentes factores y no puede establecerse una causa única y lineal.

Así, podemos determinar que las aftas se deben a un conjunto de factores que van desde una base genética que predispone a padecerlas de manera recurrente, hasta una serie de factores que precipitan la aparición de las aftas.

Por ejemplo, ciertos traumatismos en la boca (mordidas, por ejemplo), factores hormonales, ciertos estados inmunológicos, estrés, infecciones bacterianas o virales, alergias alimentarias o deficiencias nutricionales (hierro, ácido fólico, vitamina B12, Zinc).

E

Carencias nutricionales

Es importante que las carencias nutricionales sean identificadas puesto que en ocasiones ocultan problemas más serios, como por ejemplo, celiaquía, colon irritable o mala absorción.

En otros casos estas carencias se deben, simplemente, a una inadecuada alimentación, por lo que bastaría con corregir nuestros hábitos alimentarios para poder dotar a nuestro organismo de los nutrientes necesarios y, en consecuencia, dejar de padecer aftas.

E

Alergias

Cuando el origen de las llagas está relacionado a ciertas alergias o hipersensibilidades a determinados alimentos, normalmente frutos secos, marisco, quesos, chocolates, vinagres, leche, soja o frutas como la piña o el limón, es importante que establezcamos los patrones que nos provocan la aparición de las llagas, es decir, que sepamos qué alimentos son los culpables de las aftas para poder eliminarlos de nuestra dieta y/o substituirlos por otros no lesivos para nuestro organismo.

E

Tabaquismo

El tabaquismo, como no, también es un factor predisponente y precipitante en la aparición de las llagas debido a la exposición a los agentes tóxicos, irritantes e incluso carcinógenos del tabaco. Sin lugar a dudas, el tabaco lo empeora todo.

E

Genética

Cada persona nace con una herencia genética que conlleva unos patrones básicos de funcionamiento fisiológico.

Quien nace con una propensión a las aftas debe intentar conocer su organismo para intentar regular los factores que precipitan la aparición de llagas.

E

Hábitos higiénicos y aparatos protésicos/ortodóncicos

Del mismo modo, una mala o incorrecta higiene bucodental es propicia a la aparición de aftas bucales, tanto por defecto de higiene como por un exceso de ímpetu en la limpieza de la boca.

Así, por ejemplo, un mal uso de un cepillo dental con cerdas demasiado duras puede producir lesiones en la boca que acaben en llagas, del mismo modo que aparatos protésicos y/o ortodónticos defectuosos o mal ajustados pueden conducir a molestas heridas que evolucionan en dolorosas aftas.

E

Estrés, hormonas y sistema inmunológico

El estrés, muy unido a la ansiedad y a ciertos contextos psicofisiológicos de hiperactivación del sistema nervioso autónomo (simpático), puede conducir tanto a un estado de segregación de hormonas perjudicial (adrenalina, noradrenalina, glucocorticoides, etc.), como a una depresión del sistema inmunológico, lo que conlleva un estado propicio a la aparición de enfermedades y dolencias.

Entre las posibles consecuencias encontramos las llagas bucales, que pueden derivar de un estrés acumulado.

E

Daños en la mucosa

Sin abandonar el apartado de los hábitos alimentarios, debemos decir que ciertos alimentos y bebidas pueden dañar la mucosa de la boca y precipitar la aparición de aftas, como por ejemplo las comidas picantes, las bebidas ácidas o excesivamente calientes y alimentos rugosos o duros que pueden dañar mecánicamente la boca.

Síntomas de las llagas bucales

Los síntomas son conocidos. Son básicamente la aparición de heridas blanquecinas rodeadas de una zona rojiza que conforman protuberancias normalmente pequeñas (2-5mm de diámetro) pero muy dolorosas. En función de la zona donde aparezcan el dolor va de leve y difuso a importante y agudo.

De hecho, en zonas de movilidad importante y/o partícipes en la masticación, deglución y habla (frenillo, labios, punta de la lengua, etc.), el dolor puede ser muy acusado e impedir llevar una vida normal, alterando la alimentación a niveles notables. No son pocas las personas que ante aftas dolorosas dejan de comer alimentos sólidos para evitar las consecuencias de las dolorosas llagas bucales.

Tratamiento de las llagas bucales

Afortunadamente los tratamientos existentes para el tratamiento de las aftas son hoy en día numerosos y efectivos. Eso sí, la efectividad del tratamiento contra las llagas estará muy relacionado al origen de las mismas. Veamos qué remedios disponemos contra las aftas:

E

Ácido hialurónico

El ácido hialurónico es el principio activo estrella contra las aftas bucales. Este ácido está presente en infinidad de productos farmacológicos ya que calma el dolor y acelera la cicatrización. Suele estar disponible para uso tópico (gel, colutorio o espray) y su aplicación crea una barrera y acelera la regeneración celular de la zona dañada.
E

Anestésicos locales

Por ejemplo, lidocaína o benzocaína. Al anestesiar localmente la zona dañada, impide que sintamos dolor. Su uso, evidentemente, debe ser responsable y comedido.
E

Antinflamatorios

Fármacos como la bencidamida, la hidrocortisona o la enoxolona pueden también calmar el dolor mediante la analgesia.
E

Antisépticos bucales tópicos

Más conocidos y usados, como por ejemplo la clorhexidina, reduce también la sintomatología de las llagas y recorta el tiempo de cicatrización. Otros antisépticos de este tipo son la hexetidina y el cloruro de benzalconio.
E

Productos naturales y/o remedios caseros

Pese a que no es una solución tan efectiva como las anteriores, no son pocas las personas que utilizan productos naturales como aceites, extractos de plantas o incluso hielo, vinagre, agua con sal o enjuagues con bicarbonato sódico.

Como suele ser habitual con los remedios naturales y caseros, no hay estudios suficientes que demuestren su eficacia contra las aftas o, si los hay, muestran una menor consistencia frente a las soluciones farmacológicas mencionadas.

Si tienes dudas, consulta con tu médico o con tu odontólogo, pero no te dejes vencer por las llagas bucales.

¿Quieres más información?

Si tienes alguna duda sobre cualquier tratamiento dental escríbenos y nos pondremos en contacto contigo con la mayor brevedad posible.

Especialista en odontología estética, conservadora y prótesis dental
La Dra. Natalia Sanz es la tercera generación de dentistas Sanz y una auténtica apasionada de la odontología. Formada en odontología conservadora, prótesis y estética dental, su ambición es sencillamente hacer felices a todos sus pacientes.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Formulario Lateral CAT
close slider

Demana cita amb nosaltres

Tractament: