Poder mostrar una dentadura perfecta y blanca es algo que nuestra sociedad está potenciando cada vez más. De hecho, a medida que se acerca el buen tiempo y con ello las celebraciones veraniegas, bodas, fiestas populares, vacaciones y demás situaciones sociales de interacción, los blanqueamientos empiezan a demandarse en las clínicas dentales. Es el tratamiento estrella del verano, y cada vez más personas recurren a métodos no tan amigables para nuestra salud bucodental como los que tu dentista de confianza pueda realizar.

En los últimos tiempos, y gracias a la generalizada desinformación que conlleva la consulta indiscriminada al Dr. Google, han proliferado tratamientos caseros de blanqueamiento dental que, unidos a la obsesión por la estética perfecta y las sonrisas blancas -algo así como “blancorexia”-, han provocado una situación de evidente peligro para la salud bucodental: blanqueadores milagrosos y baratos, remedios caseros alucinantes y otras técnicas blanqueadoras capaces de funcionar, curiosamente, mejor que el individualizado y científico método del odontólogo especializado.

¿En qué consiste un blanqueamiento dental?

El blanqueamiento dental no es un tinte para las uñas ni una sesión de mechas.

El blanqueamiento dental es un tratamiento dental puro y duro que puede afectar a nuestra salud si se realiza incorrectamente o si los materiales no son los adecuados para el caso en cuestión. Es cierto que no conlleva las habituales intrusiones de los tratamientos dentales clásicos, pero no deja de ser una actuación que puede afectar seriamente a la salud de los dientes.

Es por ello que los blanqueamientos dentales son realizados por odontólogos especializados, puesto que pese a ser un tratamiento sencillo, cómodo y ágil, no deja de ser un tratamiento que puede afectar tanto al esmalte de los dientes como a la dentina y que, en casos extremos, puede dañar la cámara pulpar.

Para esclarecer las cuestiones más relevantes sobre los blanqueamientos, veamos cuáles son las dudas más habituales y si son ciertas o no las informaciones que circulan por la red.

Mentiras sobre los blanqueamientos dentales

E

Todos los blanqueadores son igual de eficaces

Los principales productos blanqueadores se basan en el peróxido de hidrógeno en concentraciones superiores al 35% (blanqueamiento en clínica profesional) y el peróxido de carbamida en concentraciones del 16% (autoblanqueamiento).

El uso de productos con concentraciones superiores y su uso continuado sin control puede provocar daños irreversibles tanto en el esmalte y la dentina como en las mucosas de la boca, encías e incluso en las raíces de los dientes.

E

El blanqueamiento dental consiste en “blanquear” los dientes

Lo que realmente sucede en el blanqueamiento dental es que se consigue aclarar unos tonos el color de los dientes, devolviéndolos a su aspecto original.

O sea, se consigue devolver a los dientes el color natural, por lo que no podemos conseguir el mismo color en todos los casos.

E

Los dientes son blancos por naturaleza

Ningún diente es blanco, ni siquiera al erupcionar en edades tempranas y sin las consecuencias de nuestros hábitos.

E

Las pastas blanqueadoras son eficaces

Muchas de las pastas comercializadas como blanqueadoras contienen tan pocos agentes blanqueantes (2-3%) que no pueden llegar a blanquear o solo blanquean durante un tiempo ridículo.

Además, algunas pastas pueden llegar a ser dañinas y producir sensibilidad. Pensad que algo elaborado para impregnar tanto dientes como encías (y que incluso se puede llegar a tragar) no puede ser realmente blanqueante.

E

Existe un mismo tono para todas las personas

Cada persona tiene su tonalidad particular, y al igual que el color de las encías o el de los labios, todo tiene su origen en la genética, aunque posteriormente se incorpore el ambiente.

Es más, poco sentido tiene que, mientras todas nuestras características físicas sean únicas, el color de los dientes sea un rasgo idéntico en todas las personas.

E

Todas las personas pueden someterse a un blanqueamiento

En muchos casos los dientes no pueden soportar el blanqueamiento debido a lesiones en el esmalte y en la dentina y a molestas sensibilidades. En estos casos, la única manera de conseguir una sonrisa más blanca es mediante carillas dentales.

¿Qué comporta un blanqueamiento dental?

E

Los blanqueamientos dentales deben estar controlados por un especialista

El blanqueamiento dental exige los conocimientos de un especialista en odontología estética, puesto que será necesario realizar un estudio personalizado de los dientes para saber si el blanqueamiento dental es posible y los motivos por los cuales el color de los dientes se ha oscurecido.

De esta manera, sabremos cuantos tonos podremos bajar y si la salud de los dientes se verá comprometida.

E

No hay dos blanqueamientos iguales

Cada persona tendrá su blanqueamiento idóneo puesto que las características de los dientes de cada persona son únicas.

La porosidad de los dientes, el color natural, la anatomía de las encías, la alineación dental o la presencia de ciertas tinciones hacen que cada caso sea único y que exija de un tratamiento, a su vez, único.

E

Hay hábitos que manchan los dientes

Esta es la verdad, evidentemente. Todos sabemos que el tabaco es uno de los grandes enemigos de nuestra salud, aunque en el caso de los dientes esto es aún más evidente. El tabaco ennegrece los dientes y los mata poco a poco.

E

Hay alimentos muy negativos para el color de los dientes

Verdad. Ciertas bebidas y alimentos tiñen los dientes de manera importante, como por ejemplo el café, el vino (sobre todo el tinto), los refrescos con base de azúcar, las bebidas carbonatadas, energéticas, frutas y verduras con alta pigmentación, la soja, el vinagre balsámico, el kétchup, etc.

E

La higiene bucodental es muy importante

Parece obvio, pero muchas personas llevan una pésima higiene y pretenden compensarlo realizándose un blanqueamiento anual: esto es inútil. Lo ideal es llevar una adecuada higiene que mantenga las piezas dentales en perfecto estado tanto estético como funcional.

Ya sabes, si tienes intención de blanquearte los dientes, procura acudir a un profesional, porque el blanqueamiento no deja de ser un tratamiento odontológico. ¡Tu salud bucodental está en juego!

¿Quieres tener unos dientes de cine?

En Sanz Clínica Dental damos facilidades a nuestros pacientes para que tengan los dientes con los que sueñan.

Especialista en odontología estética, conservadora y prótesis dental
La Dra. Natalia Sanz es la tercera generación de dentistas Sanz y una auténtica apasionada de la odontología. Formada en odontología conservadora, prótesis y estética dental, su ambición es sencillamente hacer felices a todos sus pacientes.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Formulario Lateral ES
close slider

Pide cita con nosotros

Tratamiento: